ATENDEMOS A: CENTRO-AMÉRICA y LATINO-AMÉRICA.

Páginas vistas en total

El Mantenimiento, la Inflación y la Falta de Divisas



La mayoría de las personas coinciden que la inflación es el impuesto más agresivo que hay, debido a que afecta completamente a todos los niveles que están involucrados en la economía de un país, y el Mantenimiento no escapa a este impacto negativo. Imagínense, cómo podríamos ejecutar un plan de mantenimiento ya sea preventivo, correctivo programable o de emergencia, cuando cada vez que vayamos a comprar los insumos necesarios para llevarlos a cabo, no se consigan en el mercado por falta de divisas, o simplemente éstos estén subiendo de precio cada día como resultado de una inflación desbocada. Los buenos planificadores de mantenimiento saben que para elaborar un plan de mantenimiento preventivo anual para la totalidad de los equipos críticos de la planta, y que como habíamos dicho de fallar pueden afectar considerablemente a las personas, equipos, ambiente y producción, debemos tener en el almacén el listado de aquellos: materiales, partes y repuestos que necesitamos para acometer estas intervenciones; pero, también es muy cierto, que tendríamos que desembolsar grandes cantidades de dinero para tenerlos en el almacén, como una manera de cuidarse de estas situaciones indeseables. Si no existiera una economía inflacionaria, y una falta de divisas, la permanencia de esos materiales, partes y repuestos se podría manejar con inventarios más pequeños.Inevitablemente, la Alta Gerencia de una organización tendría necesariamente que analizar qué es lo más conveniente antes de tomar una decisión. Ahora bien,  como podría una empresa cualquiera presupuestar la ejecución de una Parada de Planta de: alimentos, química o petroquímica o de cualquier índole (ver el artículo sobre Paradas de Plantas) si no sabe, si se tiene garantizado el suministro oportuno de los materiales, partes y repuestos, debido a que éstos no se encuentren en el mercado, o simplemente porque van subiendo de precio continuamente en tiempos relativamente cortos.
Imagínense  la angustia permanente que puede existir a todos los niveles ante semejante escenario. Esto también es parte de lo que llamé el Costo Psicológico del cual escribí en uno de mis artículos. Posiblemente, ante el escenario de no conseguir suministros oportunos de insumos y a precios razonable, se estén postergando la realización de paradas plantas, aumentando el riesgo de un incremento considerable de fallas con resultados indeseables para las personas y economía, tanto para empresas privadas como aquellas otras en manos del estado, tales como de refinación, químicas y petroquímicas. De igual manera, no podemos olvidar como afecta al sector Salud, al encontrar equipos completamente inoperativos por falta de repuestos, que en su mayoría son de importación. Día a día vemos como nuestros hospitales  están desmejorando su Calidad de Servicio afectando considerablemente a la población mas necesitada de una atención gratuita: Es mas decir, que las Clínicas privadas tampoco escapan a esta situación. sin olvidarnos "AMEN" del sector eléctrico.