ATENDEMOS A: CENTRO-AMÉRICA y LATINO-AMÉRICA.

Páginas vistas en total

EL MANTENIMIENTO, GASTO O INVERSIÓN, SEGÚN LA ÓPTICA QUE LO VEA



Existen diversas opiniones sobre si el mantenimiento se puede ver como un gasto o inversión. En algunas empresas se ha podido observar una mejora considerable cuando han implementado un modelo de mantenimiento de calidad, ya sea a través de un outsourcing, o simplemente por iniciativa propia de su cuerpo de profesionales. Algunas empresas como parte de esa estrategia de cambio han adquirido una serie de equipos para poder monitorear las condiciones de los equipos (Mantenimiento Predictivo). En este caso la alta gerencia hizo una inversión en la adquisición de estos equipos, convirtiéndose éstos en activos de la empresa. Indudablemente la implementación de una nueva estrategia con la aplicación de  un mantenimiento preventivo, predictivo y de prevención de calidad redundará en mayores tiempos de operaciones, menos tiempos fuera de servicio, mayor vida útil,  y por consiguiente una mayor efectividad de la
planta. Ahora bien, los costos por mantenimiento deben ser los deseables. A qué me refiero con esto, que los desembolsos sean los necesarios para mantenerse dentro de un rango permitido. Existe un punto de inflexión en el cual los desembolsos por mantenimiento comienzan a convertirse en gastos innecesarios de dinero, ocasionado por un aumento progresivo de las fallas sin control. Según las estadísticas, un rango entre un 25 y 35 % es razonable por costos de mantenimiento. Quizás algunos analistas de costos difieran de esta opinión, pero lo que se invierta en mantenimiento para producir de manera óptima un producción no podría verse como un gasto, sin embargo, más allá de ese punto de inflexión se vería como un gasto innecesario de mantenimiento. Lo mas importante, es que las empresas tengan claro hasta donde llega su punto de quiebre o inflexión. Obviamente lo razonable es que cada día estos costos sean menores. En el caso de programas sociales, el mantenimiento que se haga para mejorar la calidad de vida de las personas no se puede medir, porque a diferencia de una línea de producción, que el resultado es un producto cualquiera, acá el resultado es una satisfacción de una población, con mayor razón debemos de verlo como una inversión, porque es lo que se hace para alcanzar una meta u objetivo sea cuantificable o no.